24h Cataluña.

24h Cataluña.

Adolescència Lliure de Mòbil exige una regulación "clara" a Educació para las escuelas, según solicitan.

Adolescència Lliure de Mòbil exige una regulación

El grupo Adolescència Lliure de Mòbil ha hecho un llamado a la Conselleria de Educación de la Generalitat para establecer una regulación clara sobre el uso de los smartphones en el ámbito educativo. Según este grupo, esta decisión no debe quedar en manos de cada instituto.

En una entrevista con Europa Press, Elisabet Garcia, una de las impulsoras y portavoz de la iniciativa Adolescència Lliure de Mòbil, se mostró a favor de que no se permita el uso de smartphones dentro de los centros educativos, ni siquiera en el patio. Según ella, los estudiantes deben concentrarse en su educación y tener un dispositivo móvil no les aporta nada. Sugiere restringir su uso en las escuelas y proporcionar recursos como taquillas para que los estudiantes puedan dejar sus dispositivos.

Al ser preguntada sobre las orientaciones que la Conselleria de Educación y el Consell Escolar de Catalunya (CEC) planean proporcionar a los centros educativos a partir de enero, García considera que esto puede ser insuficiente. Para evitar la creación de desigualdades entre institutos, García insiste en que el uso del móvil en el ámbito educativo debe ser regulado de manera igual en todos los centros.

La iniciativa Adolescència Lliure de Mòbil surgió después de la creación de un grupo de WhatsApp por Elisabet Garcia el pasado 28 de septiembre. El objetivo de este grupo es concienciar sobre el uso de los smartphones entre los adolescentes, especialmente cuando ingresan en el instituto. García explica que esto surgió a raíz del debate generado por el programa "Generació Porno" de TV3, así como después de que algunos estudiantes de la zona recibieran una invitación para unirse a un grupo de WhatsApp donde se compartían videos pornográficos y de violencia sexual.

La iniciativa busca retrasar la edad en la que los niños reciben su primer móvil y educarlos sobre los temas que encontrarán en las redes sociales e Internet, como el contenido sexual. Proponen alternativas al smartphone, como un teléfono sin acceso a Internet para poder localizar al niño, o un reloj con algunas aplicaciones pero sin llegar a ser un teléfono inteligente.

Además, la iniciativa está promoviendo la creación de un "pacto social" que fomente que la mayor cantidad posible de familias retrase la entrega del primer smartphone a sus hijos hasta los 16 años, y que cuando lo hagan, los menores estén conscientes de los riesgos asociados con estos dispositivos. Asimismo, buscan que las instituciones les brinden apoyo para establecer una edad de autorización para el uso de smartphones y para desarrollar una normativa al respecto.

La semana pasada, la iniciativa participó en el Consell Educatiu Municipal de Barcelona y este jueves asistirá a la reunión del Consell Escolar de Catalunya (CEC).