24h Cataluña.

24h Cataluña.

La Audiencia Nacional deniega bloquear la expulsión de un defensor kurdo a Irán desde Barcelona.

La Audiencia Nacional deniega bloquear la expulsión de un defensor kurdo a Irán desde Barcelona.

Pidió la suspensión cautelar tras ver rechazada su petición de asilo

BARCELONA, 14 Sep. - La Audiencia Nacional (AN) ha denegado la solicitud de medidas cautelares para suspender la deportación a Irán de un activista kurdo, su esposa embarazada y su hijo menor de edad desde el Aeropuerto de Barcelona.

Según fuentes policiales consultadas por Europa Press y el despacho de abogados Arrels Advocades, que representa al activista, el tribunal argumenta que, a pesar de su conversión al cristianismo y la discriminación que sufren los kurdos en Irán, su situación no es lo suficientemente grave para considerarla un daño serio.

El activista y su familia solicitaron asilo al llegar a Barcelona, pero su solicitud fue rechazada. Posteriormente, su abogado, Jordi Naya, presentó durante la madrugada de este jueves una solicitud de medidas cautelares para intentar evitar la deportación.

El activista y su familia iban a ser deportados en un vuelo programado para las 9:30 de este jueves, sin embargo, la deportación se ha pospuesto debido a la petición del abogado y para dar tiempo a la respuesta del tribunal.

Fuentes policiales consultadas por Europa Press han destacado que la Oficina de Asilo y Refugio del Ministerio del Interior examinó dos veces la solicitud de la familia. Dichas fuentes han señalado que el activista "ha incurrido en contradicciones debido a los cambios de versión, primero aludiendo a una condena en Irán y luego mencionando motivos religiosos debido a su cristianismo".

Arrels Advocades ha explicado que el activista es miembro del Partido Democrático del Kurdistán Iraní y que la Agencia de la ONU para los Refugiados en España ha emitido un informe "favorable" para la tramitación de la solicitud de asilo.

En este mismo día, la presidenta del Parlament, Anna Erra, ha enviado una carta al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para "reconsiderar" y anular la deportación, teniendo en cuenta la situación familiar y personal del activista y la violación sistemática de los derechos humanos, las libertades civiles y los derechos políticos en Irán.

Erra ha expresado que existen "dudas más que razonables sobre el destino que puedan correr" si finalmente son deportados, añadiendo que el activista se encuentra amenazado debido a su religión cristiana evangélica y su participación en marchas y manifestaciones del movimiento "Mujer, vida y libertad".