24h Cataluña.

24h Cataluña.

El Síndic de Greuges urge a reevaluar medidas contra el bullying para evitar un enfoque a corto plazo

El Síndic de Greuges urge a reevaluar medidas contra el bullying para evitar un enfoque a corto plazo

En opinión de la adjunta para la Defensa de los Derechos de la Infancia y la Adolescencia del Síndic de Greuges, Aida C. Rodríguez, la regulación del uso de los móviles en las escuelas no debería dejarse en manos de los centros educativos, ya que esto los coloca bajo una fuerte "presión de las familias".

BARCELONA, 29 Mar.

A través de una entrevista con Europa Press, Rodríguez ha solicitado evaluaciones de las medidas implementadas por la Conselleria de Educación de la Generalitat para combatir la violencia hacia los menores en el ámbito educativo, con el objetivo de evitar caer nuevamente en un enfoque de corto plazo.

En julio de 2023, la adjunta ya había exigido un pacto contra el acoso escolar y ahora celebra las iniciativas anunciadas por Educació para abordar estas problemáticas, como la incorporación de coordinadores de bienestar (Cocobe), la modificación del protocolo ante situaciones de violencia o el registro de casos por parte de la Unidad catalana contra el acoso (Usav).

Destacando la importancia de que estas medidas no sean simplemente una cuestión momentánea, Rodríguez ha subrayado la necesidad de evaluar su eficacia: "Si estamos interviniendo, debemos evaluar y ver resultados. Así lo hemos hecho con el Pacto contra la Segregación, con reuniones cada tres meses y la elaboración de informes continuos".

En este sentido, considera crucial evaluar el desarrollo de las acciones de la Conselleria ante el cambio de Gobierno, ya que este podría modificar las prioridades presupuestarias y las visiones, enfatizando la importancia de proteger el derecho de los niños a vivir en entornos libres de violencia.

Además, Rodríguez ha defendido la necesidad de ampliar el ocio educativo para todos los alumnos catalanes, garantizando su acceso universal y gratuito, con un enfoque especial en los niños más vulnerables, a quienes considera que este tipo de actividades puede ser una herramienta para la movilidad social y tiene un impacto positivo en el aprendizaje.

En cuanto al uso de los móviles en las escuelas, la adjunta aboga por una concienciación sobre sus usos y la implicación de las empresas en los públicos a los que van dirigidos estos dispositivos, proponiendo la generación de espacios de debate por parte de la administración y respaldando un pacto social sobre el uso de los smartphones como propone la plataforma Adolescència Lliure de Mòbil.

En su opinión, la regulación de este tema es compleja y dejarla en manos de los centros educativos los expone a la presión de las familias, destacando las repercusiones negativas que puede tener un uso abusivo de la tecnología y un ocio no controlado en los menores, principalmente en aquellos que son más vulnerables.