24h Cataluña.

24h Cataluña.

Producir biocombustible de aviación generaría 41.600 puestos de trabajo en Catalunya, según Vueling.

Producir biocombustible de aviación generaría 41.600 puestos de trabajo en Catalunya, según Vueling.

Un informe de PWC para la aerolínea Vueling afirma que la industria de producción de combustibles sostenibles para la aviación podría suponer 10.600 millones de euros de PIB.

En Catalunya, esta nueva industria generaría más de 41.600 empleos y contribuiría significativamente a la economía con esos 10.600 millones de euros, según el informe presentado en Foment del Treball.

El combustible sostenible para la aviación, conocido como SAF, es una alternativa a los combustibles fósiles y se encuentra en una posición privilegiada para descarbonizar el sector aéreo. Actualmente, solo representa entre el 2 y el 3% de las emisiones globales de CO2, explicó Marco Sansavini, presidente y CEO de Vueling.

Vueling se compromete a reducir esas emisiones para 2030, tal como lo prevén las instituciones europeas. Sansavini enfatiza la importancia de la colaboración entre el sector público y privado para lograr un futuro sostenible, pero también destaca la necesidad de un marco legal y rechaza la idea de que la reducción de la huella de carbono implique prohibiciones.

Según el Informe sobre el Impacto del Desarrollo de Combustibles Sostenibles en Catalunya, la región podría albergar hasta cuatro plantas de producción de SAF para 2050. Estas plantas comenzarían a construirse en 2025 y estarían en plena producción de combustible sostenible para 2030.

David Tornos, secretario general de Foment, destaca la relevancia de este informe para el futuro de Catalunya y resalta la posición estratégica de la región en la transición energética hacia una economía sostenible.

"Foment apuesta por la economía sostenible. No podemos perder el tren; en ese caso, el avión", afirmó.

Ana Merino, directora general de PWC, aseguró que Catalunya tiene la oportunidad de liderar el cambio en el sector aéreo.

El combustible sostenible puede ser orgánico, producido a partir de aceites vegetales, grasas animales, biomasa y otros residuos agrícolas, o sintético, generado a partir de la captura de CO2 mediante el uso de hidrógeno verde.