24h Cataluña.

24h Cataluña.

Òmnium apela al Tribunal Supremo por la obligación de clases en castellano a una estudiante de Canet (Barcelona)

Òmnium apela al Tribunal Supremo por la obligación de clases en castellano a una estudiante de Canet (Barcelona)

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catallunya (TSJC) que inaplica el 25% de clases en castellano ha sido considerada como "perversa, contradictoria y claramente arbitraria" por Òmnium Cultural, en representación de familiares de alumnos de la escuela Turó del Drac de Canet de Mar (Barcelona). En respuesta a esta sentencia, han anunciado un recurso ante el Tribunal Supremo (TS) por considerar que se han vulnerado sus derechos.

El recurso presentado argumenta que no se ha respetado su derecho a un juez predeterminado por la ley, ya que recusaron al magistrado Javier Aguayo, presidente de la Sala Contenciosa del TSJC, y el auto fue dictado por la magistrada instructora del incidente de recusación, lo que se considera una infracción de forma y fondo.

Además, el abogado Benet Salellas hace mención a los cambios recientes en la normativa sobre enseñanza de lenguas en Catalunya, que invalidan la aplicación del 25% de clases en castellano en la educación. Por esta razón, califica de "perverso, contradictorio y claramente arbitrario" que el tribunal haya dictado esta sentencia, ya que va en contra de la nueva normativa que prohíbe expresamente la aplicación del 25%.

Según Salellas, los jueces y magistrados no pueden decidir el modelo educativo, solo pueden evaluar la adecuación de las decisiones de la administración educativa a dicho modelo establecido por el legislador. Por tanto, critica el actuar del TSJC en este caso.

La sentencia del TSJC que ha motivado el recurso fue parcialmente favorable a la familia de un alumno, ya que reconoció su derecho a que su hija reciba una asignatura troncal en castellano, además del área de conocimiento, mientras esté escolarizada en el sistema educativo catalán.

La demanda original solicitaba que la menor recibiera al menos un 25% de horas lectivas en castellano y buscaba anular el proyecto lingüístico de la escuela para que tuviera una "presencia equilibrada de la vehicularidad en la enseñanza de las dos lenguas oficiales", algo a lo que la Generalitat se opuso.