24h Cataluña.

24h Cataluña.

El juez pone fin al concurso de acreedores del PDeCAT, dejando un pasivo estimado de 6,4 millones de euros.

El juez pone fin al concurso de acreedores del PDeCAT, dejando un pasivo estimado de 6,4 millones de euros.

El juzgado de los Mercantil número 8 de Barcelona ha anunciado el cierre del concurso de acreedores del PDeCAT, destacando que la formación ha cumplido con la mayoría de sus obligaciones. Según la documentación presentada, el partido tiene una deuda de 6.455.803,32 millones de euros.

El auto del juzgado señala que no se han encontrado motivos para oponerse al cierre del concurso, por lo que se procede a archivar el caso. Además, se destaca que ningún acreedor solicitó la designación de un administrador concursal desde que se declaró el concurso sin masa.

De los 6,4 millones de euros de deuda, casi todo corresponde a la previsión que la ley obliga a tener en cuenta mientras el partido está siendo procesado por el caso del 3%, como sucesores de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). En otro caso relacionado, el partido fue absuelto de la acusación de malversación de fondos por el desfalco del Palau de la Música.

El resto de la deuda corresponde a proveedores y gastos por Expedientes de Regulación de Empleo (ERE). Sin embargo, fuentes del partido aseguran que han cumplido con todas las obligaciones relacionadas con la Seguridad Social, Hacienda y otros conceptos, lo que demuestra su compromiso en enfrentar estas responsabilidades heredadas de CDC y del PDeCAT.

A finales de octubre, el partido tomó la decisión de cesar su actividad política después de no obtener representación en las elecciones de 2021 ni en el Congreso en julio de ese año. A pesar de ello, el PDeCAT aún cuenta con algunos concejales y alcaldías en municipios catalanes.

Este partido, que surgió en 2016 como sucesor de CDC, se definió como nacionalista, democrático y moderado. Sin embargo, los desacuerdos con el expresidente Carles Puigdemont llevaron a tensiones internas que finalmente provocaron la escisión del PDeCAT y el surgimiento de la coalición Junts per Catalunya.

Después de tres años de conflicto y enfrentamientos, el PDeCAT ha decidido poner fin a su trayectoria política.