24h Cataluña.

24h Cataluña.

Desarticulada red de tráfico de drogas y animales exóticos en Cataluña: 14 arrestados y 10.000 plantas de marihuana incautadas.

Desarticulada red de tráfico de drogas y animales exóticos en Cataluña: 14 arrestados y 10.000 plantas de marihuana incautadas.

Una importante operación policial ha resultado en la detención de 14 personas y la incautación de 10.000 plantas de marihuana en Catalunya, en un golpe contra el presunto tráfico de estupefacientes. Además, se han hallado 59 reptiles exóticos, lo que ha llevado a acusaciones de contrabando animal contra los implicados.

La intervención, en la que han participado más de 100 agentes de distintas unidades, ha incluido un total de 11 registros, 10 de ellos en la provincia de Barcelona y uno en Girona. La colaboración de las autoridades locales de Granollers, l'Ametlla del Vallès y Lliçà de Vall ha sido fundamental en el éxito de la operación, según informa la Policía Nacional en un comunicado emitido este sábado.

Además de las plantas de marihuana y los reptiles, los agentes han encontrado dos granjas de minado de criptomonedas, más de 100 kilogramos de cogollos de marihuana, 16 armas, 53 relojes de alta gama valorados en más de medio millón de euros, 16 vehículos de lujo y una embarcación recreativa.

Los detenidos enfrentan cargos por delito contra la salud pública, pertenencia a grupo criminal, defraudación del fluido eléctrico, contrabando y delito contra la fauna y la flora. En este último caso, se destaca que 33 de los reptiles encontrados estaban en peligro de extinción, mientras que los otros 26 estaban protegidos por la legislación.

La investigación que condujo a estas detenciones comenzó en 2023, cuando las autoridades detectaron un súbito incremento patrimonial en uno de los sospechosos, que había ganado 7 millones de euros en tan solo 3 años.

El grupo criminal operaba de manera discreta, utilizando propiedades alquiladas para sus actividades ilícitas y mudándose con frecuencia para evitar ser detectados. Sus miembros residían en lujosos domicilios, altamente vigilados con cámaras de seguridad, sistemas de reconocimiento facial y de matrículas, rayos infrarrojos y detectores de movimiento.

La organización estaba liderada por 4 individuos, que dirigían a un entramado de colaboradores con roles específicos dentro de la estructura delictiva.