24h Cataluña.

24h Cataluña.

Un ensayo de Michel Desmurget analiza cómo las pantallas afectan de forma negativa al aprendizaje.

Un ensayo de Michel Desmurget analiza cómo las pantallas afectan de forma negativa al aprendizaje.

Los teléfonos inteligentes son vistos como altamente adictivos para los cerebros adolescentes, que son considerados "más sensibles" que los de los adultos.

BARCELONA, 20 May.

El doctor en Neurociencia Michel Desmurget, autor del libro 'Más libros y menos pantallas. Cómo acabar con los cretinos digitales', ha destacado en su ensayo el impacto negativo de las pantallas en el aprendizaje de niños y adolescentes, así como en su desarrollo.

En una entrevista con Europa Press, Desmurget señaló que las pantallas distraen a los niños, les quitan tiempo para otras actividades educativas y para dormir, y afectan su lenguaje y habilidad de comunicación.

Según Desmurget, las pantallas también tienen un impacto negativo en los resultados académicos de los niños, con estudios que muestran que el uso de un teléfono inteligente provoca una disminución significativa en la capacidad de concentración de un joven después de tres meses.

Por el contrario, Desmurget resalta los beneficios de los libros en los resultados académicos, afirmando que hacen a los niños más inteligentes al mejorar su lenguaje, creatividad y capacidad de aprendizaje en general.

El autor enfatiza que la lectura no solo ayuda en materias como Historia, Filosofía y Lenguas, sino también en Matemáticas, Ciencia y Biología, ya que es fundamental para comprender y responder preguntas.

Desmurget defiende el papel de los libros en mejorar la capacidad de escritura de los niños, ya que el lenguaje en los libros es más complejo y ayuda a fortalecer la organización de ideas y priorización de la parte intelectual.

En su ensayo, Desmurget destaca la importancia de devolver a los libros su lugar esencial, argumentando que la lectura por placer es crucial para el desarrollo de los niños y no un lujo elitista.

El autor sostiene que los libros tienen un impacto emocional significativo en los niños al permitirles conectar con los personajes y aumentar su empatía y comprensión hacia los demás.

Desmurget aboga por limitar el uso de pantallas y smartphones, ya que considera que son altamente adictivos y generan una liberación de dopamina especialmente impactante en los cerebros adolescentes.

El autor insta a los padres y educadores a poner límites en el uso de pantallas entre los niños, promoviendo la lectura de libros como una alternativa más beneficiosa para su desarrollo.

Desmurget destaca la importancia de que los padres ayuden a sus hijos a leer y establezcan restricciones en el tiempo de uso de pantallas, creyendo firmemente en el impacto positivo que los libros tienen en el aprendizaje de los niños.