24h Cataluña.

24h Cataluña.

Pilar Aymerich: "Persistíamos en la ilusión de que aún era posible transformar el mundo"

Pilar Aymerich:

La fotógrafa Pilar Aymerich ha publicado un libro de memorias visuales titulado 'La Barcelona de Pilar Aymerich' para conmemorar su 80 cumpleaños. En este libro, Aymerich recopila alrededor de 250 fotografías que evocan la Barcelona de los años 60, 70 y 80 del siglo XX, acompañadas de escritos autobiográficos. En una entrevista con Europa Press, la fotógrafa ha declarado: "Teníamos la esperanza o la inocencia de que todavía podíamos cambiar el mundo".

Aymerich ha destacado que la Barcelona de aquel entonces era una ciudad revolucionaria y llena de efervescencia, con muchos derechos por conquistar tras el franquismo. Sin embargo, ha señalado que la efervescencia actual en las grandes ciudades es más suave y se percibe cierto desencanto. Esto lo atribuye a un fenómeno histórico en el que la sociedad reclama mejoras y espera que vuelvan momentos de cambio.

La fotógrafa ha expresado su deseo de ser recordada como alguien que fue una fotógrafa comprometida las 24 horas del día, con una perspectiva de género y que intentó transmitir esa mirada a las generaciones futuras. Aymerich se define como una fotógrafa urbana que, desde el movimiento feminista, buscaba capturar el resurgimiento de las mujeres y su lucha por mejorar un mundo injusto gobernado por leyes opresivas y absurdas.

Aymerich ha alertado sobre el retroceso en los derechos de las mujeres en algunos países y ha destacado la importancia de preservar las conquistas alcanzadas en materia de igualdad. Además, ha denunciado la existencia de un machismo encubierto en la sociedad actual y ha señalado la necesidad de una educación que involucre a los hombres como parte de la solución.

El libro de Aymerich, 'La Barcelona de Pilar Aymerich', contiene una gran cantidad de fotografías inéditas organizadas en secciones temáticas. Entre ellas se encuentran la movilización y resistencia obrera, las manifestaciones feministas y un reportaje sobre la vida cotidiana en la prisión de la Trinitat. También dedica una sección a retratos de figuras destacadas de la época.

La fotógrafa ha defendido la importancia de que una fotógrafa esté informada y sea culturalmente activa. Además, ha afirmado que la fotografía siempre es subjetiva, ya que cada fotógrafo refleja su propia realidad. Aymerich ha revelado que aún tiene proyectos por realizar, entre ellos uno más íntimo que se centrará en las experiencias de las mujeres de su edad y en sus aspiraciones, demostrando así que la vida no termina a los 80 años.