24h Cataluña.

24h Cataluña.

Divergencias en políticas de vivienda entre partidos catalanes

Divergencias en políticas de vivienda entre partidos catalanes

En la antesala de las elecciones catalanas del 12 de mayo, todos los partidos representados en el Parlament coinciden en la urgente necesidad de aumentar la disponibilidad de vivienda en la próxima legislatura. Sin embargo, divergen en cuanto a las políticas que deberían implementarse para lograr este objetivo tan crucial para la sociedad catalana.

Algunas formaciones políticas proponen cifras concretas de viviendas a las que aspirar en los próximos años; otras abogan por la colaboración con el sector privado, mientras que algunas candidaturas defienden la expropiación. También se plantean medidas para combatir la ocupación ilegal y se discute la posibilidad de crear un cargo de conseller de Vivienda o una inmobiliaria pública.

El PSC, por ejemplo, ha presentado propuestas para aumentar el parque público de vivienda en 4,000 unidades al año, así como la incorporación de entre 140,000 y 200,000 pisos al parque de vivienda protegida en los próximos 7 años. Defienden la colaboración con el sector privado y el tercer sector para promover vivienda asequible y social.

Por su parte, ERC propone destinar al menos 1,000 millones de euros al año para políticas de vivienda, y aumentar el parque de vivienda en alquiler asequible en 10,000 nuevas viviendas anuales. También abogan por la aprobación de una ley catalana de arrendamientos urbanos y la regulación de los contratos de alquiler.

Junts+ plantea medidas como realizar una auditoría pública de necesidades de vivienda, revisar la normativa de urbanismo, y reclamar la cesión de 3,000 viviendas de la Sareb en Catalunya para ampliar el parque de viviendas en alquiler asequible.

Vox, por su lado, se centra en aumentar el parque de vivienda social a través de la colaboración público-privada, bajar impuestos que encarecen los pisos, y combatir la ocupación ilegal de forma tajante.

En contraste, la CUP propone un plan para movilizar 400,000 viviendas vacías y destinarlas a jóvenes, así como expropiar 35,000 pisos a grandes tenedores. Además, pretenden crear una Conselleria de la Vivienda con un presupuesto significativo.

Los Comuns Sumar plantean incrementar el parque público de vivienda en 15,000 nuevas viviendas de alquiler social, así como construir 10,000 viviendas a través del Incasòl y crear una inmobiliaria pública. Cs, por su parte, promete aumentar la oferta de vivienda y destinar fondos importantes a la construcción de vivienda social.

El PP se compromete a construir 50,000 viviendas públicas en suelo público en los próximos años, con incentivos fiscales para los arrendatarios que alquilen a jóvenes. También plantean reformas legislativas para agilizar los desalojos de okupas en 24 horas.