24h Cataluña.

24h Cataluña.

Descubren establo incendiado ligado al ejército de Aníbal en Pirineo de Lleida

Descubren establo incendiado ligado al ejército de Aníbal en Pirineo de Lleida

En una investigación liderada por la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), se han descubierto los restos de un establo quemado en el yacimiento Tossal de Baltarga, en Bellver de Cerdanya (Lleida), que datan de hace 2.200 años, durante la Edad de Hierro. Este hallazgo sugiere una posible relación con el paso del ejército cartaginés de Aníbal durante la Segunda Guerra Púnica contra los romanos.

El edificio, que constaba de dos plantas, sufrió un incendio que provocó el colapso del techo, las vigas de soporte y el piso superior. Además, se han encontrado restos de seis animales quemados (un caballo, cuatro ovejas y una cabra), junto con objetos valiosos como un piquete de hierro y un pendiente de oro escondido en una olla, según informa la universidad en un comunicado.

La investigación, publicada en 'Frontiers in Environmental Archaeology', ha permitido arrojar luz sobre las prácticas económicas de los habitantes de la zona, que se dedicaban principalmente a la ganadería y la transhumancia.

Según los investigadores, el piso superior del edificio parece haber sido utilizado para almacenamiento y producción textil, ya que se han encontrado numerosas herramientas relacionadas con el hilado y tejido de la lana de las ovejas.

Además de cereales como cebada y avena, se han encontrado recipientes de cocina con restos que indican un consumo de leche, queso y guisos de cerdo y cordero por parte de los habitantes del lugar.

El profesor Oriol Olesti de la UAB ha destacado que este hallazgo permite reconstruir las pautas económicas de una comunidad que probablemente se dedicaba a la transhumancia, con evidencia de conexiones con otras comunidades a través del pastoreo de ovejas en diferentes áreas.

El estudio, en el que han participado diversos investigadores de instituciones nacionales e internacionales, resalta la interconexión de estas comunidades de montaña y su capacidad para intercambiar productos y conocimientos culturales.

Olesti ha subrayado que la sociedad de la Edad de Hierro en esta región estaba adaptada a su entorno, combinando la ganadería, la agricultura, la gestión del bosque y la minería para aprovechar los recursos disponibles.

La destrucción del Tossal de Baltarga, ubicado estratégicamente en los Pirineos, podría estar vinculada al paso del ejército de Aníbal durante la Segunda Guerra Púnica, aunque la datación precisa de estos eventos sigue siendo un desafío para la arqueología.

A pesar de la incertidumbre cronológica, los investigadores creen que la destrucción del lugar, con evidencia de un incendio intencionado y efectivo, está relacionada con la presencia de Aníbal y su ejército en la región en aquel periodo histórico.

Aníbal cruzó los Pirineos combatiendo contra las tribus locales, y el Tossal de Baltarga representó un importante punto de residencia y vigilancia para los ceretanos. Este hallazgo arqueológico ofrece pistas sobre la violencia y las luchas de poder en la región durante la época de la Segunda Guerra Púnica.

Se desconoce el destino de la población que habitaba el Tossal de Baltarga, aunque se sabe que el lugar fue reocupado y utilizado posteriormente por los romanos, quienes construyeron una torre de vigilancia como parte de su presencia en la zona.