24h Cataluña.

24h Cataluña.

Comienza el juicio a la mujer que admitió matar a su hija en Sant Joan Despí (Barcelona)

Comienza el juicio a la mujer que admitió matar a su hija en Sant Joan Despí (Barcelona)

Tras el terrible crimen cometido, el Govern tomó medidas inmediatas para cambiar la normativa relacionada con la violencia de progenitores. Además, se disculpó con el padre de la pequeña víctima.

BARCELONA, 11 May.

La Audiencia de Barcelona dará inicio al juicio el próximo lunes a la mujer que admitió ser la autora del asesinato de su hija de cuatro años, Yaiza, el 31 de mayo de 2021 en Sant Joan d'Espí (Barcelona). La familia paterna de la niña exige una condena de prisión permanente revisable por este crimen, petición que también respalda la Fiscalía.

El juicio será llevado a cabo por un jurado formado el mismo lunes, quienes analizarán todas las pruebas presentadas durante más de una semana, con la previsión de comenzar las deliberaciones al día siguiente.

Cabe mencionar que, al momento del terrible suceso, los padres de Yaiza estaban separados y compartían la custodia de la menor. La mujer presuntamente la asfixió en su propia casa.

Por su parte, la defensa rechaza las acusaciones y solicita la absolución de la mujer. En caso contrario, argumentan que se considere un trastorno mental transitorio por "medio insuperable", que la eximiría de responsabilidad penal, o que se tome en cuenta como atenuante el hecho de que actuó impulsivamente y confesó.

El fiscal le imputa un cargo de asesinato con alevosía y pide que, en caso de ser liberada después de cumplir la condena, se le aplique un periodo de libertad vigilada de cinco años (la acusación particular solicita 10 años) y una orden de alejamiento en relación al padre y los abuelos paternos de la niña.

Además, se reclama una indemnización de 250.000 euros para el padre y de 75.000 euros para cada uno de los abuelos paternos, montos que coinciden con las solicitudes de la familia paterna.

La acusación particular, representada por el padre y los abuelos paternos de la niña, detalla en su escrito de acusación que la acusada vivía con su madre en el piso de Sant Joan Despí donde la menor pasaba semanas alternas y donde ocurrió el trágico hecho. Supuestamente, la mujer la atacó luego de despedirse de la abuela y se fue a dormir en la habitación que compartía con su hija.

Como consecuencia de esta tragedia, la entonces consellera de Justicia, Lourdes Ciuró, anunció la creación de una nueva oficina para víctimas del delito y la Generalitat aprobó un decreto que prohibía la comunicación con sus hijos a los padres y madres sospechosos de delitos de violencia machista o familiar.

Ciuró se reunió con el padre de Yaiza y se disculpó por no haber brindado el apoyo necesario a la familia paterna tras el crimen, reconociendo que no estuvieron a la altura en ese momento tan doloroso para la víctima y sus seres queridos.