24h Cataluña.

24h Cataluña.

Clara Serra enfatiza la importancia del consentimiento para definir la violencia sexual.

Clara Serra enfatiza la importancia del consentimiento para definir la violencia sexual.

La investigadora, activista feminista y exdiputada de la Asamblea de Madrid por Más Madrid, Clara Serra, presenta su ensayo 'El sentido de consentir' (Anagrama), donde profundiza en la complejidad del consentimiento y lo relaciona directamente con el deseo sexual. Según Serra, el consentimiento es fundamental para delimitar la frontera entre el sexo consensuado y la violencia.

En una entrevista con Europa Press, Serra explica que su objetivo en el libro es discutir tanto la negación del consentimiento, que considera una posición paternalista hacia las mujeres, como la idea de que el consentimiento es algo fácil y simple. Según ella, ni es imposible, como afirman algunas personas, ni es tan sencillo como parece.

Para Serra, el consentimiento es un tema central en el feminismo y se relaciona con aspectos como el trabajo sexual, la prostitución y la pornografía. Estas discusiones han sido siempre de su interés y la han llevado a escribir este ensayo en el que busca abordar un problema fundamental: antes de tomar una posición o hacer una propuesta, es necesario reconocer las dificultades y los problemas involucrados en el consentimiento.

Serra argumenta que el consentimiento es un concepto complejo y no es una solución mágica. Reconoce que tiene límites y no ofrece una receta infalible. Sin embargo, defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos sexuales que los hombres y su consentimiento debe ser respetado de manera incondicional. Al mismo tiempo, es importante trabajar políticamente para lograr la igualdad de género, incluso en un mundo desigual.

La autora también distingue entre el deseo y el consentimiento en un mundo patriarcal. Sostiene que consentir no es la clave para lograr la satisfacción sexual plena de las mujeres, pero tampoco es algo de lo que debamos prescindir como sociedad. Critica la idea de que las mujeres solo desean un sexo "bueno, civilizado y respetuoso" mientras que la masculinidad se asocia con un deseo violento e irrespetuoso. Según ella, las mujeres también deben tener la libertad de explorar su propio deseo sin limitaciones.

Para Serra, su libro es una oportunidad para reabrir el debate sobre el consentimiento, especialmente después de la simplificación mediática y política que ha rodeado a la reciente Ley de Garantía de la Libertad Sexual, conocida como Ley del 'sólo sí es sí'. Considera que el debate se ha visto distorsionado por intereses partidistas y políticos, y lamenta el uso manipulador que la extrema derecha ha hecho de él. Aboga por un debate más calmado y sostiene que este debería ser especialmente importante dentro del ámbito de la izquierda política.