24h Cataluña.

24h Cataluña.

Catalunya amplía cobertura de detección del VPH para mujeres de 30 a 65 años con automuestra a partir de 2025

Catalunya amplía cobertura de detección del VPH para mujeres de 30 a 65 años con automuestra a partir de 2025

En un esfuerzo por mejorar la prevención del cáncer de cuello uterino, la Conselleria de Salud de la Generalitat ha dado un paso adelante al incorporar la prueba de detección del virus del papiloma humano (VPH) para mujeres de entre 30 y 65 años. Además, a partir de 2025, esta prueba podrá realizarse con una automuestra, según ha anunciado el titular del departamento, Manel Balcells, en una rueda de prensa celebrada este lunes en Barcelona.

Este importante avance tiene como objetivo no solo mejorar la detección temprana del cáncer de cérvix, causado por el VPH, sino también situar a Catalunya en línea con otros países europeos que siguen la estrategia global para la erradicación del cáncer de cuello uterino, liderada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Balcells ha destacado que la prueba de VPH aumenta significativamente la protección frente al cáncer de cuello uterino en comparación con la citología, el método utilizado hasta ahora para el cribado de personas con útero cada 3 años. La citología seguirá realizándose en mujeres entre 25 y 29 años para detectar la presencia del virus del papiloma.

La responsable del Programa de detección precoz del cáncer de cuello uterino del Institut Català d'Oncologia (ICO), Laia Bruni, ha subrayado que los avances de las últimas cinco décadas han convertido a este cáncer, el segundo más común en mujeres de 25 a 64 años a nivel mundial, en una enfermedad "prevenible y eliminable".

Bruni ha explicado que las pruebas de VPH permiten detectar la infección en una etapa temprana, lo que las hace más sensibles y precisas para detectar lesiones precancerosas en el cuello uterino. Además, el intervalo entre pruebas puede ampliarse a 5 años en lugar de los 3 años que requiere la citología.

El jefe del Despliegue Territorial y Gerencia de Organizaciones del Área Asistencial del Servei Català de Salut, David Frigola, ha informado que la integración de estas pruebas forma parte de la actualización del Protocolo de detección precoz del cáncer de cuello uterino, que se está implementando gradualmente en Catalunya desde noviembre de 2023.

La primera fase del proceso implica un cribado oportunista, que aprovecha las citas médicas en los centros de Atenció a la Salut Sexual i Reproductiva (ASSIR) para llevar a cabo la prueba. Esta etapa ya se ha implementado en las regiones sanitarias de Barcelona Ciutat y Lleida, y se tiene previsto extenderla al resto del territorio catalán en 2024.

La segunda fase se basa en un cribado poblacional organizado, donde se invita a las mujeres de 30 a 65 años a recoger un dispositivo de automuestra en la farmacia para realizarse la prueba ellas mismas. El resultado se puede consultar a través de la aplicación La Meva Salut después de devolver la muestra a la farmacia para su análisis en laboratorio.

Este cribado poblacional comenzó en enero con un proyecto piloto en el ASSIR El Prat de Llobregat y se ampliará en mayo al ASSIR Baix Llobregat - Litoral, que recoge municipios como Begues, Castelldefels, Gavà, Sant Climent de Llobregat y Viladecans (Barcelona), con la intención de implementarlo completamente en 2025.

Además de las pruebas de detección, la vacunación contra el VPH es crucial en la prevención del cáncer de cuello uterino. La OMS ha establecido como meta que al menos el 90% de las niñas estén vacunadas, siendo Catalunya una de las regiones que incluye esta vacuna en el calendario de vacunaciones sistemáticas para niños y niñas de sexto de primaria.