24h Cataluña.

24h Cataluña.

Barcelona retrasa la finalización de la reforma de La Rambla hasta enero de 2027 luego de modificar el plan.

Barcelona retrasa la finalización de la reforma de La Rambla hasta enero de 2027 luego de modificar el plan.

Las obras de reforma de La Rambla en Barcelona obligarán a cortar el tráfico en sentido mar durante los primeros 20 meses, según anunció el alcalde Jaume Collboni. El Ayuntamiento avanzará el fin de las obras a enero de 2027, reduciendo a la mitad el calendario de los trabajos. Esta medida se ha presentado como la actuación más ambiciosa del mandato, ya que no se podía permitir seis años de obras en el paseo más emblemático de la ciudad.

El proyecto ejecutivo actualizado será aprobado por la Comisión de Ecología, Urbanismo, Movilidad y Vivienda. Este nuevo planteamiento propone reducir el calendario de las obras a 32 meses, ejecutando los trabajos de forma simultánea en cuatro tramos en lugar de forma separada. Actualmente, los trabajos se centran en la parte baja de La Rambla, entre Colón y Santa Madrona, y se espera que finalicen en verano de 2024.

Una vez finalizada esta fase, las obras se trasladarán al resto del paseo. En junio de 2024 comenzarán los trabajos en la calzada Besòs, seguidos de la calzada Llobregat durante diez meses cada uno, y finalmente el tramo central durante un año. Durante todo este proceso, se prevé mantener el tráfico en dirección ascendente y cambiar temporalmente el sentido de la marcha en la calzada Llobregat mientras el lado Besòs esté cortado. En el último año de las obras, el tráfico operará en ambos sentidos de la marcha en tramos alternos.

El Ayuntamiento ha iniciado conversaciones con los operadores de los quioscos, floristerías y otros elementos ubicados en La Rambla para minimizar el impacto de las obras en sus negocios. Se plantea desplazar temporalmente estas estructuras y mantenerlas operativas durante el proceso de reforma, excepto las antiguas pajarerías que quedan fuera del proyecto.

El alcalde Collboni ha destacado que esta renovación requerirá diálogo, conversaciones y pequeños acuerdos para lograr una transformación exitosa. Además, ha agradecido el apoyo de los grupos municipales, de los vecinos y de las entidades, y ha abogado por trabajar desde el consenso y el diálogo.

El presidente de Amics de La Rambla, Fermín Villar, ha elogiado la implicación del Gobierno en el proyecto y ha defendido la necesidad de realizar las obras a pesar de las molestias que puedan generar. El nuevo proyecto constructivo no supondrá un encarecimiento de la inversión total de las obras, que asciende a 55,6 millones de euros.

El Ayuntamiento presentará un plan de movilidad antes del inicio de las obras, elaborado con los requerimientos de los servicios de emergencias, seguridad, vecinos y comerciantes. Se garantizará la entrada y salida de viviendas, edificios y comercios durante todo el proceso y se buscará minimizar las molestias ocasionadas por las obras.