24h Cataluña.

24h Cataluña.

Barcelona propone eliminar descuento en la tasa de terrazas y aumentar la tarifa de cruceros de breve estancia.

Barcelona propone eliminar descuento en la tasa de terrazas y aumentar la tarifa de cruceros de breve estancia.

Luego de meses de lucha por parte de los defensores de los derechos de los inmigrantes, la Corte Suprema de los Estados Unidos ha tomado una decisión histórica al bloquear el intento del gobierno de Donald Trump de poner fin al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

El programa DACA fue implementado en 2012 bajo la administración de Barack Obama para brindar protección a los jóvenes inmigrantes indocumentados que fueron traídos a los Estados Unidos cuando eran niños. Sin embargo, en 2017, Trump tomó la decisión de poner fin al programa, dejando a casi 700,000 beneficiarios de DACA en un estado de incertidumbre.

El fallo de la Corte Suprema, con una votación de 5-4, se basó en la premisa de que el gobierno de Trump no siguió el proceso legal correcto al intentar terminar DACA. La decisión no entró en mérito sobre la legalidad del programa en sí.

El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, escribió en la opinión de la mayoría que "la terminación arbitraria y caprichosa de DACA está en conflicto con la ley de administración de procedimientos". Los jueces liberales del tribunal se unieron a Roberts, mientras que los conservadores emitieron opiniones disidentes.

Esta decisión es un gran alivio para los "soñadores", como se les conoce a los jóvenes beneficiarios de DACA. Les brinda un respiro ante la incertidumbre que han vivido durante los últimos años y les brinda una esperanza renovada para construir un futuro en los Estados Unidos, el único hogar que conocen.

La lucha por preservar DACA no ha sido fácil. A lo largo de los últimos cuatro años, los defensores de los derechos de los inmigrantes han llevado la batalla a los tribunales, organizado protestas y presionado a los legisladores para lograr un camino hacia la ciudadanía para los beneficiarios del programa.

La decisión de la Corte Suprema es un hito en esta lucha y es un recordatorio de que las políticas migratorias de Estados Unidos deben ser justas y humanas. No podemos permitirnos convertir a los "soñadores" en chivos expiatorios políticos y negarles el derecho a pertenecer a este país que han llamado hogar durante la mayor parte de sus vidas.

Ahora es el momento para que el Congreso tome medidas y apruebe una legislación que otorgue un estatus permanente a los beneficiarios de DACA. Es injusto dejar esta cuestión en manos de futuras administraciones y poner en riesgo la seguridad y estabilidad de miles de jóvenes inmigrantes.

La victoria en la Corte Suprema es solo el comienzo. Debemos seguir trabajando para lograr una reforma migratoria integral que reconozca los aportes y derechos de todos los inmigrantes en los Estados Unidos. La diversidad y la inclusión son fortalezas que no debemos ignorar ni despreciar.