24h Cataluña.

24h Cataluña.

Aragonès vislumbra en la amnistía una oportunidad de progreso hacia un referéndum

Aragonès vislumbra en la amnistía una oportunidad de progreso hacia un referéndum

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha destacado este jueves que la amnistía marca el inicio de una "nueva etapa" que pone fin a la represión y que debe avanzar hacia la resolución del conflicto entre Cataluña y el resto de España. En una rueda de prensa posterior a su reunión con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Aragonès ha enfatizado la importancia de esta nueva fase de negociación en la mesa de diálogo, en la que el Govern defenderá su propuesta de celebrar un referéndum de autodeterminación.

El presidente catalán considera que la negativa de Sánchez al referéndum es una "posición de máximos" en la negociación, pero ha destacado que el Gobierno está cumpliendo los acuerdos y que se están logrando avances en lo que él considera una nueva etapa de diálogo y negociación. Aragonès ha celebrado los acuerdos alcanzados, como la convocatoria de una nueva reunión de la mesa de diálogo y la ley de garantía del plurilingüismo.

Aragonès también ha valorado positivamente la aplicación inmediata de acuerdos, como la ley de garantía del plurilingüismo, que asegurará los derechos lingüísticos de los catalanes en ámbitos como la justicia, el sistema educativo y el ámbito audiovisual. Además, ha destacado el traspaso íntegro del ingreso mínimo vital a la Generalitat y el impulso de un proyecto tecnológico de producción de chips en Cataluña.

El presidente catalán ha admitido que el traspaso de Rodalies será "complejo", pero ha subrayado la necesidad de mejorar el servicio ferroviario, que considera lejos de los estándares mínimos de calidad. A partir de enero, se llevarán a cabo reuniones para establecer el calendario del traspaso y se espera que los Presupuestos Generales del Estado de 2023 incluyan las dotaciones presupuestarias necesarias.

Aragonès ha resaltado que estos acuerdos son posibles gracias al reconocimiento del Gobierno de que hay un conflicto político entre Cataluña y el resto de España, así como su compromiso con la desjudicialización, que se ha materializado en los indultos a los líderes del 1-O y la reforma del Código Penal.